Spread the love
Rate this post

Contenidos

            Cuando nos aconsejan dar TIEMPO DE CALIDAD a nuestros hijos, en muchas ocasiones nos estresamos, pues nos parece que no lo estamos haciendo. Y que nos gustaría mucho hacerlo, y nos decimos “pero si no tengo tiempo ni para mí, ¿cómo dar de lo que no tengo? y de adicionalmente, ¡¿que sea de calidad?!”
            ¡Vaya que me ha pasado!, y me ha tocado usar algunas estrategias para seguir creciendo en mi misión de ser la mejor mamá de mi mundo. En este artículo te doy algunas, y en otros artículos te daré más. Empecemos:
            Vamos a relativizar las expectativas respecto al temido TIEMPO DE CALIDAD, pues muchas empezamos imaginándonos que debe ser de una cantidad de horas diarias con las que no podemos cumplir.
            Y allí empieza esa vocecita, que tanto conocemos, a decirnos que no estamos siendo todo lo buena mamá que esperábamos ser, ya eso te pone en una actitud errónea que tu hijo percibirá, y tú no disfrutarás, lo cual disminuirá la calidad de ese tiempo compartido.
            Los niños no tienen la misma manera que un adulto de percibir y contabilizar el tiempo. Pon eso a tu favor y comparte esos minutos que para él(ella) son TIEMPO, son PRESENCIA.
            Mientras le cambias el pañal o lo bañas, ese momento mientras limpias el cuarto, o haces la cena, o lo(a) llevas al colegio, aprovecha de
  • Contarles chistes o adivinanzas,
  • Enseñarles cómo se hacen esas tareas del hogar haciéndolas ver como retos de crecimiento,
  • Enséñales nuevas palabras o canciones,
  • Historias familiares, anécdotas graciosas,
  • Incluso si es un bebé podrías tenerlo cerca y hablarle. Tu voz lo acompaña, siente tu presencia, y va aprendiendo vocabulario.
            Aprovecha de conectarte con tu lado alegre y optimista y contarle acerca de lo que agradeces de tu día. Así, el TIEMPO DE CALIDAD que te aconsejan compartir con tu hijo(a), se va convirtiendo en un momento de contactar y contactarlo(a) con lo bueno de la vida, que tanta falta te hace a diario. Y al mismo tiempo le estarás enseñando a ser agradecido(a).
            También podemos hacerlo de forma exclusiva, es decir, dedicarles, quizá 2 horas o más, a cada uno nuestros hijos por separado, semanalmente. Dedicándonos solo a él(ella).
  • Viendo una película,
  • Yendo al parque,
  • Jugando algo en casa,
  • Dibujando o haciendo algo juntos,
  • Leyéndole un cuento.
  • Las niñas un poco creciditas disfrutan ayudar a mami a arreglarse el cabello o pintarse las uñas.
            Para los niños es más simple que para nosotros eso de la CALIDAD. He preguntado a varios niños como les gusta pasar tiempo con sus padres, y sus respuestas han sido, entre otras:
  • Acompañarla a sus cosas que hace en la calle.
  • Estar juntos en la casa toda la familia.
  • Que me acompañe a la práctica de futbol.
  • Que me busque en el colegio.
  • Que me lleve a su oficina y me deje usar sus cosas del escritorio.
  • Que salga de compras solo conmigo, sin mis hermanos.
  • Ir al supermercado y ayudar a elegir lo que vamos a comprar.
  • Que me deje hacer el huequito en la tierra y poner la matica.
  • Me gusta resolver acertijos que mi mamá me pone, es divertido y emocionante.
            ¿Qué dice si es suficiente y si es de calidad el tiempo? Lo dice el comportamiento de tu hijo(a), la relación de confianza, cuando recurre a ti al necesitar algo, cuando te cuenta de su día en el colegio, cuando te propone repetir la experiencia, y en definitiva, cuando admite que juegan juntos, cuando te abrazan y te besan.
            Lo dice el gusto que sientes al hacerlo, la sonrisa en ti que tu hijo ve y disfruta contigo.
            Hacer estos contactos a diario unos y semanales otros, construyen un hábito que te demuestra la disciplina, dedicación y comunicación que eres capaz de tener, eso aporta a tu sana autoestima.
            Súmate tus puntos y reclama tu premio. Quiero decir, prémiate por mantenerte creciendo como persona y como mamá. Que esa vocecita te diga cuanto haces por ti y por tus hijos, y lo bien que se siente.
         Mamá feliz, hijos felices
         Todo empieza por ti
    Recuerda que puedes contactarme para acompañarte personalmente en tus objetivos y superación de obstáculos en este enlace https://www.autoestimaparamamas.com/coaching/
Sobre la autora:
Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, al viaje al centro de ti, donde está un baúl con tesoros esperando que les permitas salir.
Si quieres seguir recibiendo herramientas de crecimiento personal, tips que te apoyan en tu cotidianidad, en cómo manejarte en tu familia. Inscríbete en el boletín gratuito, llenando datos muy sencillos, sin riesgo de spam y con privacidad en www.emilpacheco.com
Emil Pacheco Sandrea
Coach Personal
www.autoestimaparamamas.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies