Spread the love
Rate this post

CANTEMOS:

!Vanidad Vanidad linda Vanidad!

Es muy fácil convertir a nuestra Navidad YEH!

La Navidad es la prueba fehaciente de que cuando tenemos una motivación, un sentido de vida para hacer cualquier cosa, podemos comportarnos de forma diferente.

En Navidad la mayoría de la población cristiana se pone de acuerdo, para ponerse sensible, la personas se permiten decirse cosas bonitas que no se dijeron en todo el año, se toman el tiempo para reflexionar y hacer balance de lo que lograron y en lo que aún están por conseguir para establecerlo como metas para el año próximo, también hacemos un balance emocional.

Nos regalamos presentes materiales típicamente.

La situación de crisis económica nos da la oportunidad de regalarnos PRESENTE…  No, no, no, no, no me faltó la “S”. El estar PRESENTES a nuestros seres queridos es un gran regalo, un gran presente, que va de acuerdo con algo que siempre repetimos: “el tiempo es oro”.

Los recursos monetarios son limitados, y nos hace priorizar nuestros gastos, así que la comida va de primero, y el dicho de “Donde come uno comen dos” se sigue practicando, pero en algunas poblaciones se evidencia la repercusión que tiene en el peso corporal.

Esa energía que ya no está en nuestro cuerpo en masa corporal, debemos elegir donde la ponemos, pues la energía no se destruye, solo se transforma.

Si elegimos ponerla en el dolor, la lastima o la queja, en vez de aprovechar el alimento, estaremos dándole fuerza a la situación de crisis y precariedad.

Cuando la ponemos en el AMOR, en el reconocimiento HUMANO, en la SOLIDARIDAD, esa comida nos NUTRE mucho, mucho más, y apreciamos el VALOR que tiene estar PRESENTE entre nuestra familia, entre nuestros amigos.

Esa PRESENCIA es el mejor regalo que podemos dar en Navidad. Cuando tú, mamá, lo valoras, enseñas a tus hijos a hacerlo, se lo muestras.

En ocasiones sentirás que algunas personas no aprecian lo que tú aprecias o cuanto tú aprecias la PRESENCIA. Pero CONFIA; pues no siempre los cambios son palpables, los cambios que se dan a nivel psíquico y emocional no son tangibles inmediatamente.

El valor que le das al compartir entre amigos o familiares, lo expresas, por ejemplo cuando dices:

  • GRACIAS DIOS por permitirnos disfrutar la compañía de la familia (o de amigos).
  • Primos (tíos, amigos) que bueno que vinieron a visitarnos y pasamos un día conversando.
  • Vamos a reunirnos para jugar juntos cualquier juego que nos inventemos

Y si adicionalmente, cuando estás entre familia o entre amigos, se te ve contenta o de buen humor, integrándote con todos. Pues estás demostrando (a ti, a tus hijos y al resto de personas) que para ti es importante lo de compartir.

Esta coincidencia entre los que dices, lo que haces (demuestras) y lo que piensas (valoras), abona tu felicidad, tu bienestar. Contribuye con la creación de tu mundo mejor. Eso de cada cabeza es un mundo, es cierto, tú haces tú mundo, tú decides como sentirte y qué hacer con las cosas que pasan más allá de tu control.

No confundas Navidad con Vanidad, aunque tienen las mismas letras no se disfrutan igual.

Piensa más en las cosas buenas que tienes, que en las que te faltan, esto ayuda a mejorar tu actitud, el ánimo que tienes al hacer todas las cosas que haces a diario en todos tus roles de vida (hija, empleada, empresaria, mamá, ciudadana, vecina).

Para que tu nuevo año sea un Próspero Año Nuevo y no un Pero s-peor Año Nuevo…

Detente y date cuenta hoy, del valor que tiene el saber el sentido y la importancia que tiene para ti cada una de las actividades que haces cotidianamente.

Haz que el acuerdo navideño de ponernos sensibles y tratarnos con cordialidad, dure todo el año.

Sería un lindo PRESENTE para mí, el que digas presente en este sitio web a través de tu comentario acerca de este artículo.

También comparte tu opinión acerca de la navidad, con todas las mamis que pasan por acá.

 

Recuerda que puedes contactarme para acompañarte personalmente en tus objetivos y superación de obstáculos en este enlace https://www.autoestimaparamamas.com/coaching/

 

Sobre la autora:

Emil Pacheco Sandrea, Coach Personal, te acompaña en el viaje a tu éxito, al viaje al centro de ti, donde está un baúl con tesoros esperando que les permitas salir.

Si quieres seguir recibiendo herramientas de crecimiento personal, tips que te apoyan en tu cotidianidad, en cómo manejarte en tu familia. Inscríbete en el boletín gratuito, llenando datos muy sencillos, sin riesgo de spam y con privacidad en www.emilpacheco.com

Emil Pacheco Sandrea

Coach Personal

www.autoestimaparamamas.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies